El código QR

Cada vez las encontramos con más frecuencia en todos los sitios: parecen ser unas imágenes curiosos compuestos por pequeños cuadrados en blanco y negro. No sólo se encuentran en revistas y catálogos, también ya están presentes en documentos oficiales como son las hojas de empadronamiento o en murallas en sitios claves de interés turístico. Se trata de códigos QR (quick response barcode, «código de barras de respuesta rápida»). Es un sistema para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional. En esta ocasión no apoyado por la tecnología de ArrowEurope, pero ya en el año 1994 el código QR fue desarrollado para el marcado de ensambles y componentes para la logística en la producción de automóvil del grupo Toyota. El código QR siempre está en forma de cuadrados, pero no es necesario que sean en blanco y negro como se suele ver por allí; también otros colores son posibles. Lo importante es el contraste óptimo entre los sitios claros y oscuros. En tres de las cuatro esquinas hay una marca especial para la orientación. Para poder leer estos códigos, se necesita un móvil con cámara, un tablet o un notebook con cámara y un software para leer códigos QR. Era en Japón donde se podía observar casi multitudes de gente que con gran fascinación sujetaron sus móviles encima de estos códigos para averiguar lo que significaban. Pero también en Europa empieza esta fascinación. El proceso de leer el código QR mediante un móvil se llama “mobile-tagging”. Debido al gran éxito de los códigos QR, ya se los utilizan con datos de contacto, en tarjetas de visita o solicitudes de trabajo. Es más fácil para el receptor quedarse con los datos, almacenándolos con un sólo clic. Sin embargo, estos códigos no simplemente son una diversión o una herramienta para facilitar el día a día, también pueden resultar peligrosos: Las personas sienten curiosidad y quieren saber qué es lo que se oculta detrás de un código y justamente esto puede ser fatal, ya que también es posible esconder un enlace que guía hasta un portal o sea una página en el internet no recomendable o también puede realizar funciones no deseados en los móviles del usuario.Más info en LOPD clinica podologia.

24 febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *